La escuela del silencio.

Estas niñas a su corta edad deben asumir el cuidado de sus hermanos menores y labores domésticas propias de una persona adulta; además deben trabajar para colaborar con la economía familiar; y día a día soportar la discriminación de género y la violencia en sus casas y colegios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *